1 de diciembre de 2013

Excremento de paloma

Ayer, más o menos a las cinco de la tarde, subía por las escaleras de la estación Callao del Subte B. A mi lado iba una chica: cabello rubio planchado, vestidito de hilo color marfil, unos veinticinco años de edad… Casi nos chocamos cuando llegamos al último escalón, justo antes de pisar la vereda. Íbamos en direcciones opuestas, ella para el lado de la librería Zivals, yo a cruzar la avenida Corrientes. Nos miramos fugazmente, a los dos se nos dibujó en el rostro una sonrisita boba, a causa del pequeño incidente. 
Di un paso al costado para dejarla pasar, y al mismo tiempo escuché un alarido ahogado, muy agudo. Giré y volví a mirar a la chica: una generosa -muy generosa- cantidad de excremento de paloma se había derramado sobre su frente, le recorría parte de la nariz y le manchaba los labios. Ella me miró desencajada, horrorizada, casi con la misma expresión de Linda Blair en algunas escenas de “El exorcista”
Le ofrecí un pañuelo. (Para esta época del año siempre llevo pañuelos descartables, la "pelusa" de los "plátanos de sombra" suele provocarme estornudos a repetición). Ella se limpió parte de la cara, miró la caca que quedó adherida en el pañuelo y volvió a soltar otro alarido, más ahogado y más agudo que el primero. Después de ofrecerle cuatro pañuelos más, y de que ella soltara sus cuatro alaridos correspondientes, intenté calmarla. Le dije que se quedara tranquila, que ya estaba limpia, que no tenía nada… Entonces sorpresivamente, apareció una segunda chica en escena.

- ¡Pili! ¡Pili! ¡¿Qué te pasa?! ¡¡¡¿Qué te pasa?!!! (La agarró por los hombros y la sacudió varias veces)
- ¡Lau!... (Fue lo único que llegó a decir Pili, con un hilo de voz y todavía poseída por el espíritu de Linda Blair)

Lau soltó a Pili, hizo una pausa, su cuerpo se tensó. Y como entendiendo por fin qué le había pasado a su amiga, dio media vuelta violentamente y me miró con furia. Arremetió y me empujó, pero no logró moverme. Entonces embistió con más fuerza, una vez, y otra vez más. Perdí el equilibrio y fui a dar casi contra la vidriera de Zivals. Para cuando reaccioné, me di cuenta que varias decenas de personas me rodeaban, se habían detenido a observar el incidente y me acosaban con miradas inquisidoras. (A esa hora por la avenida Corrientes pasa mucha gente). En un instante me vinieron a la mente los momentos más felices de mi infancia, mi primer beso, la fiesta de graduación, aquel invierno en la playa… Recordé a los que ya no están, pensé en Dios, vi a Juana de Arco ardiendo en la hoguera... Presentí los titulares de los diarios al día siguiente: “Justicia por mano propia, multitud enardecida descuartiza al sátiro del Subte B”

Por suerte no pasó nada de eso que imaginé. Ya más calmada, Lau se acercó a Pili, la tomó por la cintura como a un soldado herido después de una batalla y caminaron en dirección al obelisco. Los curiosos se dispersaron y por fin crucé la avenida Corrientes. Contuve la respiración cuando pasé cerca de dos policías, por miedo a que escucharan los latidos de mi corazón delator.  

24 comentarios:

  1. ¡Cielo santo! ¿Eso qué fue? ¿Celos? Siento curiosidad por saber si en vez de una paloma, hubiera sido una gaviota.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que está claro, Lau pensó que yo estaba acosando a Pili :p
      El problema no fue el tamaño del excremento, fue que todo sucedió tan rápido, que no tuve oportunidad de explicar que no estaba haciendo nada malo. Igual me parece, que si hubiera dicho algo, me mataban de verdad. Jajaja!

      Eliminar
  2. ¡El mundo está desquiciado! Saludos desde Barcelona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y nosotros somos parte de ese mundo... :p
      Beso!

      Eliminar
  3. ¡Ay! Vos la ayudaste y mirá cómo te agradecieron ¡Qué injusticia!
    Ojalá la vuelvas a cruzar a la rubia y más tranquila pueda agradecerte el gesto.
    (¡Dan! ¡Qué lindo lo escribiste ! No me podía despegar del relato. También grité por el asco cuando leí lo que caía sobre la cara de Pili)
    A seguir con los pañuelos para regalaar. Las palomas están muy atrevidas.
    ¡Te mando un besooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que si vuelvo a ver a la rubia, salgo corriendo. Jajaja!
      Y si, que te caiga eso en la cara, y en semejante cantidad, debe ser horrible. Pobre Pili. (Y pobre de mí, que casi me linchan por querer ayudarla :p)
      Vos escribís muy lindo, y muy bien. Que digas que es lindo algo que yo escribí, es como un premio para mí, me dio cosquillas en la panza.
      Beso grande!!!

      Eliminar
  4. cómo y ni un intercambio telefónico? eso en una comedia romántica de Nora Ephron termina en un café en El Gato Negro como mínimo, o Starbucks a lo sumo no sé jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Casi termino descuartizado y acusado de violador serial y vos pretendés que le pida el teléfono? Jajaja! Imaginate, faltaba que Lau dijera: ¡fue él! ¡fue él! para que algunos de los que me rodeaban empezaran a pegarme. Había más de uno que tenía ganas. (Fuera de joda, tuve miedo, la pasé mal)
      Me gusta El Gato Negro :)

      Eliminar
    2. Algo le pasa a Blogspot, te respondí dos veces, y ninguna de las dos veces apareció el comentario 0_0
      De paso, ya que estoy me quejo, tampoco me aparece la lista de lecturas. Y si aparece, falta la mitad de las personas que sigo... Grrrrrrr...

      Eliminar
  5. Qué lindo relato, a pesar de la desafortunada situación.
    Aprovecho para protestar también a blogger: hace meses que no me aparece tu blog en mi lista, por eso suelo caer algo tarde por acá.
    Mala paloma, caca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaaahhhhh!!! Era por esooooo!!!... Yo pensé que no pasabas por acá porque me odiabas. Jajaja!
      Creo haber visto en algún lado, que explicaban otra manera de seguir blogs, pero no presté mucha atención (para variar :p)... Cuando tenga tiempo voy a ver si busco algo de eso, ya casi no puedo leer a nadie, es molesto... Si sé de algo te aviso...
      Beso grande!!!

      Eliminar
  6. pili no atinó a explicar que vos no te merecías los empujones? qué arrebatada la otra, eh... mejor te hubiera caído a vos la caca encima, y hubieras pasado más desapercibido. Me gustó la entrada :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no, no podía explicar nada, tendrías que haber visto la cara de espanto de Pili. Jajaja! Fuera de broma, la pobre estaba muy alterada, además, todo sucedió muy rápido.
      Creo que si no daba ese paso al costado para dejarla pasar, la caca me caía a mí, seguro :p

      Eliminar
  7. es decir, me gustó leerla, no me gustó tu desgracia, jajaja tenía que aclarar.

    ResponderEliminar
  8. ¡Como esta el mundo y como somos las personas! Primero el típico gesto de complicidad con alguien que no conoces por un choque inoportuno, que reconforta, luego un contacto mas directo al presenciar su accidente con la paloma y tener la amabilidad de ayudarla y de pronto, te conviertes en su acosador a la vista de todos y te vas sintiéndote mal. Eso, que somos surrealistas. Y Pili y a Lau, se merecían otro encuentro con la paloma, una por no darte las gracias y la otra por juzgar!
    PD: Hacia mucho que no me pasaba por aquí, me he reído con la historia! Y gracias por tu comentario, si todo sigue igual, volveré pronto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que se habrán reído mucho cuando por fin Pili pudo contarle a Lau lo que realmente pasó. (Y se habrán reído de mí, claro :p)
      Se te extraña, mucho :)

      Eliminar
  9. Jajaja. ¡Muy bueno! Por culpa de gente como esta es que uno después no ayuda a las personas que se encuentra en la calle con caca en la cara.
    ¡Me alegro de que estés escribiendo! ¡Esto te quedó muy bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé lo mismo, nunca más me paro a ayudar a alguien en la calle :p
      Por lo menos una vez por año me sale algo que queda más o menos bien, no es mal promedio, en cien años podría escribir un libro de cien páginas. Jajaja!
      Gracias Guille! Un abrazo!

      Eliminar
  10. ¡Qué buen nombre el de la gata de Umbral! Después de un tiempo, seguro que, para resumir, terminó llamándola Adaoel.

    Respecto a Dios y el uso de profilácticos, no hay contradicción alguna. Incluso, si Absalón dejaba embarazadas a todas las minas de su padre, mejor. Más efectiva hubiese sido la marca de territorio. Profiláctico feo, sucio, caca.

    ¡Un gusto leerte, como siempre!
    ¡Abrazo y gracias por pasar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te debo la historia de "Ada o el ardor" (Falta de tiempo)
      Si no le encontramos contradicción a Dios, estamos perdidos Guille. Jajaja!
      Gracias a vos por pasar!

      Eliminar
  11. ¡Creo que, con el mayor de los respetos, entre las dos no hacían una muchacha como la gente! Entre el morbo de la gente y lo extraño que les parece ayudar, da para hacer un trasplante de cerebros. ¡Urgente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre Pili... Ella no tiene la culpa de tener a un papá empresario, de haber festejado los 15 en Punta del Este, y de haber estudiado en la Universidad del Salvador :p

      Eliminar