31 de mayo de 2017

Carpe Diem

"Me dijo que hay cosas que deben creerse, no entenderse. 
Intentar entenderlas es peor que matarlas"

Abelardo Castillo

…No hay nada que entender, ella misma me lo dijo la última tarde. Hay que creer. Yo tenía que creer simplemente lo que estaba ocurriendo, tomarlo con naturalidad: vivirlo. Como si se me hubiese concedido, o se nos hubiera concedido a los dos, un favor especial. Ese día fue una dádiva, y fue real, y lo real no precisa explicación alguna…
…Ella habría dicho que la prueba de que existe es que es hermoso. Todo lo demás son palabras…
…La vida real puede ser así, tiene que ser así, y el que no se da cuenta a tiempo es un triste hijo de puta…
…Dijo que sí, que íbamos a ir adonde yo quisiera, pero que debía decirme algo. Había pensado no hacerlo, le estaba permitido no hacerlo, pero ahora sentía que era necesario, cualquier otra cosa sería una deslealtad. No te olvides que ésta soy yo, me dijo, no te olvides que me llamaste y que vine, que estoy acá con vos y que vamos a estar juntos muchas horas todavía. Pensé que se trataba de otro hombre, pensé que era capaz de matarla. Pero no pude hablar porque me puso la mano sobre los labios. Se reía y le brillaban mucho los ojos, y era como verla a través de la lluvia. Me dijo que a veces yo era muy estúpido, me dijo que sabía lo que yo estaba pensando, era muy fácil saberlo, porque los celos les ponen la cara verde a los estúpidos. Me dijo que hay cosas que deben creerse, no entenderse. Intentar entenderlas es peor que matarlas. Me habló del resplandor efímero de la belleza y de su verdad. Me dijo que la perdonara por lo que iba a hacer, y me clavó las uñas en el hueso de la mano hasta dejarme cuatro nítidas rayas de sangre, volvió a decir que era ella, que por eso podía causar dolor y también sentirlo, que era real, y me dijo que estaba muerta y que si en algún momento del largo atardecer que todavía nos quedaba, si en algún minuto de la noche yo llegaba a sentir que esto era triste, y no, como debía serlo, muy hermoso, habríamos perdido para siempre algo que se nos había otorgado, habríamos vuelto a perder nuestro día perdido, nuestra pequeña flor para cortar…

Abelardo Castillo – Carpe Diem – (Fragmentos)

2 comentarios:

  1. Ummmm... Pues claro que es triste. A veces me gustaría que existiera una pastilla que te la tomas y ya: ni entiendes ni crees ni ves ni piensas ni pierdes el tiempo en almacenar - vas y sientes, vives, ríes, amas, estás. Ah, espera, que eso ya existe, es la mari, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja! No había pensado en la mari... No sé, últimamente cuanto más quiero entender, menos entiendo...
      Esa "pastilla" no existe, pero podemos decidir... Decidimos que es triste, y volvemos a perder nuestro día perdido. Decidimos que es hermoso, y cortamos nuestra pequeña flor. Tenemos opciones, siempre hay opciones. Creo que se trata de eso (y sin mari), se trata de decidir, de decidir creer en lo que se nos antoje creer

      Eliminar